Amigos, bienvenidos a mi rincón. Espero que disfruten estas subjetividades,que se escaparon de mi www.chepsy.net

domingo, 1 de julio de 2012

BASTA

                              imagen de internet



Huye sin mirar para atrás, con un hijo en cada mano.  Con la nostalgia  de la culpa,  del color negro alrededor de los ojos,  de los gritos con olor a alcohol,  de las palabras de los mayores que  le repiten: "¡Aguanta, mujer, aguanta!"
 Lucha  Se oye su voz que retumba. Golpe de tambor que quiere llegar hasta donde anida el miedo.  Grito que repite una y otra vez: "¡Huye! ¡No mires para atrás!. ¡Huye antes de que sea tarde!"

10 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

Así se hace, aunque sea con un hijo a cada lado y las heridas aún abiertas y la incomprensión de la mayoría.
Salvar su vida, para ella y para sus hijos.
Movilizador micro, Myriam

Me encantó descubrir que habías publicado algo nuevo: regalo de domingo.

Un beso grandote

Miriam Chepsy dijo...

Gracias, Patricia. Lo escribí anoche, corriendo porque quise ver si llegaba a la convocatoria de Basta, pero creo que ya debía estar cerrada. Supongo que ni la mirarán. Pero fue bueno, por lo menos un micro nuevo, después de tanto tiempo.
Un beso y gracias por entrar y leer
Myriam

Mónica Ortelli dijo...

Buen micro, Myriam. Ojalá hayas llegado a tiempo para la convocatoria.
Un abrazo fuerte.

Myriam dijo...

Gracias,Mónica. Nos se si llegará pero me indujo a retomar los micros aunque sobre el último minuto. Un buen incentivo. Un abrazo. Myriam

Patricia Nasello dijo...

Me gustan las dos versiones, Myriam. Estoy tan distraída que no vi que era para la convocatoria: bien se merece estar. Ojalá.

Besos!

RosaMaría dijo...

Breve, fuerte, sabemos todo lo que hay detrás de la huída. Muy bueno.

Miriam Chepsy dijo...

Hola Rosa,qué bueno encontrarte

Miriam Chepsy dijo...

Graciñas por la visita y el comentario.

senddero dijo...

No hay necesidad de decir por que lo hace, uno imagina una vida de escarnio. Un instante y deja atras lo que hiere.

RosaMaría dijo...

Se extrañan tus versos por aquí. Besos.