Amigos, bienvenidos a mi rincón. Espero que disfruten estas subjetividades,que se escaparon de mi www.chepsy.net

viernes, 27 de enero de 2012

LA HORMIGA JACINTA

 Ç

Dedicado a Dianita Prado  y ahora a José Manuel Ortiz Soto por su cumpleaños

Una alegre mañana de sol de primavera, la hormiga Jacinta iba caminando por la hierba. Tenía que encontrar una hojita tierna, cargarla sobre sus espaldas y alcanzar la fila para llevarla al hormiguero. Pero sin darse cuenta de lo que estaba haciendo, penetró en un mundo de hojas muy oscuras, altas y duras, erguidas a su alrededor como si fueran espadas. Avanzaba con torpeza, estaba mareada, se sentía mal.  Caminó con mucho miedo, temblorosa y pensando que nunca iba a encontrar una hojita ni a sus compañeras del hormiguero cuando, de pronto, se encontró con un terreno blanco, inmenso, una gran montaña que se extendía hacia arriba y a los lados, en la que crecían pinchos muy cortos y suaves. Dudó un instante, pero sintió que nada podía ser peor que las grandes hojas verticales que se apretaban contra ella, amenazantes, y.se adentró en ese nuevo paisaje ondulado que, al poco tiempo, empezó a moverse y a temblar bajo sus ocho patitas, pero Jacinta se mantenía firme y se aventuró decidida. A medida que avanzaba, iba ganando
altura. Todo lo que la había rodeado se extendía debajo, como un manto: lo veía a través de los pinchos, tan cortos que no podían taparla. El suelo por donde andaba se movía bajo sus patas, cada vez con más fuerza,  como si quisiera arrojarla afuera. Siguió avanzando, caminó un rato largo, con mucho cuidado. Ya no reconocía la hierba, debía estar lejos para sus ojos que no veían más que lo que estaba muy cerquita y chocaba de vez en cuando con algo que se interponía en su camino, duro y de colores brillantes. Entonces, algo nuevo sucedió. Se oyeron voces de niños que gritaban. ¡Cabezón! ¡no rompas las plantas! La hormiga Jacinta no Siguió avanzando hasta que llegó a un lugar donde el suelo no estaba firme; lo sentía temblar la bajo sus patitas y estaba cubierto de pinchitos tan cortos que no llegaban ni a la mitad de sus patas. Jacinta sintió un movimiento fuerte y muy brusco y oyó un ruido ensordecedor. En ese momento, una capa rosada le tapó la luz  como una nube que hubiera aparecido de golpe en esa mañana soleada. Vio su mundo cada vez menos luminoso, hasta que todo se hizo negro, a medida que  ese extraño objeto se acercaba cada vez más, y más y más, hasta que Jacinta se encontró nuevamente sobre la hierba.y nuevamente la inundó el calorcito del sol.

-Mamá, era una hormiga, por eso Cabezón estaba ladrando.
-Qué has hecho? Le preguntó su madre.
-La dejé subir al dedo, la bajé y allí la deposité, no quise matarla.
Y así, sin llegar a saber nunca qué había sido esa cosa rosa sin pelos donde había estado por un rato, Jacinta se encontró otra vez en medio de las altas hojas que veía amenazantes y que la rodeaban por todos lados.
Siguió adelante, a ciegas, cuando por fin, desaparecieron las grandes hojas y se encontró con la hierba, corta, clara, donde a lo lejos, vio el dibujo zigzagueante de las hormiguitas camino de su hormiguero.
La pesadilla parecía terminar, cargó una hojita y avanzó lo más rápido que le permitían sus cortas patitas, hacia sus compañeras.

 19 / 04 / 2002 – podado el 27/1/2012

15 comentarios:

Rubén dijo...

¿Recuerdas que un día, Myriam, te dije que tenías nombre [me refiero a Chepsy, no al otro], de personaje de cuento infantil?

Patricia Nasello dijo...

Precioso cuento infantil, Myriam!!!
Género difícil si lo hay...

Besos!

Myriam dijo...

Rubén, claro que lo recuerdo. Me parece que me dijiste que el nombre era ideal para un personaje infantil de una novela que tenías escrita. ¿Verdad?

Patricia, muchas gracias por pasar por aquí, por leer y porque ¡¡te haya gustado!!

Un abrazo a los dos
Myriam

josé manuel ortiz soto dijo...

Myriam: gracias por esa dedicatoria. Me gustó mucho, soy fanático de los cuentos para niños, o para adultos, pero donde los personajes son animales.

Un cálido abrazo.

Miriam Chepsy dijo...

José Manuel, me hace mucha ilusión, como se dice en esta tierra, que te haya gustado. La dedicatoria acabo de corregirla porque había puesto "hoy para José Manuel..." y debía ser "ahora para José Manuel..." Tengo que revisar y quizás también podar otro cuento infantil de animales y ya te lo haré llegar o lo subo también al blog y te aviso. Un abrazo, realmente me alegró mucho que lo pudieras disfrutar. Miriam

Anónimo dijo...

Hola Miriam... vine a ver a tu hormiguita que en su mañana tuvo su aventura que por fortuna salio bien librada... un abrazo y un beso Rub

Alfonso Pedraza dijo...

Miri, me ha gustado el texto. En la entrevista con Ani Shua nos comentaba que dentro de sus publicaciones para lectores "infantiles" se habían editado sus minificciones tal como las conocemos, sin ningún cambio. Y con ello concluia que el vocabulario de los cuentos para niños debe ser el mismo que se usa en lo literario para todo tipo de lector, solamente los temas suelen ser más específicos.
Un saludo

joseluis dijo...

Un cuento infantile de muy altos vuelos. Me imagino en los poderes que nos mueven contra nuestros deseos sin darnos cuenta de ello.

Muchas felicidades, Míriam :-)

Miriam Chepsy dijo...

Rubén, gracias por pasar por aquí y compartir las aventuras de Jacinta.
Alfonso, me alegró que te gustara el cuento, y me parece interesante lo que cuentas que comentó Shua.

José Luis, un gusto verte por aquí.Y buen momento para hablar de los poderes que nos mueven contra nuestros deseos...Gracias por tus palabras.

Un abrazo a los tres
Miriam/Myriam

Conchi dijo...

Me encantó la historia de Jacinta. Me parece tan dificil escribir cuentos para niños...Pero quizas tenga razón uno de tus comentaristas en que "el vocabulario debe de ser el que se utiliza para cualquier tipo de lector, sólo cambia el tema"
Sea como fuere, tú manejas perfectamente los hilos de esta historia.

JUAN-LUIS dijo...

Muchas gracias por tus palabras sobre mis dibujos, desde ya queda abierta la puerta a nuevas colaboraciones, lo que será el II libro de colaboraciones, como veo que también escribes te animo a recopilar los que más te gusten y me los mandes (mi email está en la barra derecha de mi blog) veremos si traen dibujos a mis manos.

Un abrazo!!!

Miriam Chepsy dijo...

juan-Luis, muchas gracias, Realmente, tus dibujos tienen ángel. Gracias por tu invitación. Hace tiempo que no escribo micros, pero si pienso que vale la pena rescatar alguno o vuelvo a incursionar por el mundo de las minis, encantada de compartir tu publicación. De verdad, generosa oferta la tuya. Gracias otra vez.
Un abrazo
Miriam

Miriam Chepsy dijo...

Conchita, gracias por pasar y por tus palabras. Seguimos por el fono.
Bico

RosaMaría dijo...

Sufrí y disfruté con esta hormiguita aventurera. Siempre hay alguien que nos da un dedo o una mano cuando estamos pasándolo mal. Besos grandotes llenos de calor.

Miriam Chepsy dijo...

Gracias,Rosa por visitarme a pesar del calor que te abrasa y gracias por tus palabras. Un beso, Miriam